Skip to content Skip to main navigation Skip to footer

¿Qué es el esquema narrativo?

En 2019, el consultor de comunicación Jacobo Feijóo publicó la obra “Diseño Narrativo. Metodología para comunicar”. En esta obra, el autor parte de la idea de que para poder desarrollar una estrategia de comunicación exitosa o para que una creación narrativa esté bien desarrollada es necesario que siga unas pautas ordenadas de trabajo. Si bien ello no implica restringir la imaginación o la improvisación comunicativa, sí que procura estructurar la narración de forma que esta pueda ser medible, tanto a nivel de objetivos como de resultados.

PUBLICIDAD

En su primer capítulo, Feijóo nos presenta un esquema que debería permitirnos trazar un mapa conceptual en torno a una narración determinada. Este esquema es el que podemos ver a continuación:

Como podemos observar, este esquema debe contar con un título que recoja de algún modo la esencia de la narración en cuestión que vamos a desarrollar. Acompañando al título Feijóo incluye lo que define como átomo, “una frase que resuma de qué va la obra o mensaje que quieres diseñar” (p.30). Tener presente lo que deseamos comunicar, ya sea a través de un post en el blog, un vídeo en Facebook, una IG Stories o una publicación en TikTok, puede ser fundamental para no dar palos de ciego o terminar transmitiendo otra cosa muy diferente a la que esperábamos. Siempre que haya dudas en el Diseño Narrativo lo mejor es volver al átomo para recuperar el norte.

Debajo del título y el átomo, observamos que en la parte izquierda el autor nos presenta un dibujo con tres pilares: el narrativo, el matemático y el emocional. Estos tres pilares son, según el autor, los que harán que una obra comunicación esté bien cimentada:

  • Respecto al pilar emocional, el autor define que “su función es determinar qué emoción se quiere transmitir, qué emociones o motivaciones mueven a los personajes y qué emociones o motivaciones mantendrían la atención de tus usuarios” (p.32).
  • En cuanto al pilar matemático, el autor considera su importancia sobre la base de que esta es la que nos servirá para gestionar de algún modo el tempo que debe mantener una obra (duración, puntos de tensión de la narración, en qué lugar ubicar los giros argumentativos, dónde es oportuna la inclusión de datos dentro de una narración, etc).
  • Finalmente, respecto al pilar narrativo, el autor lo define como el “vehículo para expresar la idea inicial al público al cual te diriges y así poder entenderse mutuamente” (p.33).

Esta separación entre pilares no implica que durante el desarrollo narrativo no estén conectándose los unos con los otros. De hecho lo esperable es que en más de una ocasión tocar un pilar determinado implique la necesidad de tocar también los demás de cara a hacer que el mensaje no incurra en contradicciones.

¿Dónde deberemos desarrollar el pilar matemático dentro del esquema que nos presenta Feijóo? Efectivamente, en el apartado que vemos en la parte superior derecha, en “Curva” y “Duración” concretamente. La curva nos permitirá establecer la secuencia que debe seguir una narración, ubicando los puntos en los que se debe elevar la tensión, dónde rebajarla y cuál debe ser la línea progresiva para que cada aspecto narrativo esté donde debe estar. Respecto a la duración, en ella se establece el cálculo estimado de la narración propuesta. Esta duración no necesariamente debe establecerse en unidad de tiempo, sino que se puede medir también en páginas, capítulos, clicks, carcajadas, etc. Lo importante es que se establezca una unidad de medida acorde a nuestro átomo.

El pilar narrativo dentro del esquema se desarrolla en las secciones de “Género“, “Trama“, “Personajes“, “Recursos narrativos” y “Valores y conflictos“. Según el autor, estas secciones nos permiten “dibujar las líneas básicas del género narrativo que quieres […] te ayuda a delinear la trama general […] y establecer un par de personajes mínimos” (p.38). También debemos pensar qué recursos narrativos vamos a utilizar para atrapar al espectador/cliente, y qué valores y conflictos tenemos intención de mostrar con nuestra comunicación.

Finalmente, el pilar emocional se desarrolla dentro del esquema a través de los puntos “Qué persigo motivar” y “Qué motivadores“. Feijóo atribuye una importancia vital a un desarrollo coherente de este pilar, ya que de poco servirá una buena estructura narrativa si terminamos por transmitir la emoción equivocada o peor, no somos capaces de transmitir ninguna emoción. Por ello, debemos saber primero qué deseamos motivar para después saber con qué motivadores contaremos en nuestra trama.

Compartir es vivir

¿Te ha resultado de utilidad este artículo?

0
Artículos relacionados
0 Comentarios

Todavía no hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *